Como Honduras esta quedando absuelto de un asesinato gracias a los Estados Unidos

(Ir a artículo original en inglés)

Por Silvio Carrillo (traducido por Alex Main)

Berta Cáceres era mi tía. Ella era dos años mayor que yo.

Era la muchacha que yo perseguía alrededor del jardín de mi abuela, pero que   yo nunca   alcanzaba. Ella era aquella que se sumergía en el frio arroyo de las montanas en La Esperanza, Honduras y me incitaba a que   yo saltara y me sumergiera también.

Berta fue intrépida toda su vida, hasta el día que   fue asesinada,   un tres de Marzo.

Ahora, tratamos de encontrarle   el sentido   a una vida que fue tan pletórica   de claros propósitos.

Berta fue una líder de los derechos indígenas cuya muerte continua haciendo temblar a Honduras y a la región entera que ha sufrido por muchos años, demasiada violencia e impunidad.

El l5 de Junio, cientos de personas   en al menos l7 países alrededor del mundo, participaron en un tributo y protesta por Berta. El mismo día el   representante de la cámara baja estadounidense, Hank Johnson   (D-GA), introdujo un proyecto de Ley (HR-5474) en su nombre, el “Acta Berta Cáceres de Derechos Humanos en Honduras.”

La introducción de esta legislación que suspendería al menos l8 millones de dólares y prestamos internacionales para seguridad y asistencia a Honduras en 20l6, es una   enorme victoria dolorosa para los promotores de Derechos Humanos, los activistas defensores del medio ambiente y mi familia.

El poder de Berta es que nunca se rendía y como una mujer Lenca ella misma siempre creyó en la inherente conexión entre el pueblo Lenca y  su tierra. Su dedicación a esta causa, y a el pueblo de Honduras, hubiese podido catapultarla a tareas mucho mas grandes incluyendo aun la Presidencia. Pero, las obscuras fuerzas adineradas que gobiernan Honduras, no permitieron que eso se diera.

A la edad de veinte anos, Berta co-fundó el Consejo Civil y Popular de las Organizaciones Indígenas de Honduras (COPHIN) una organización que se dedica a la defensa de los derechos del pueblo Lenca. Ella entendía que   defender los derechos Humanos del pueblo Lenca la obligaba a defender y preservar   todo el medio ambiente también.

Berta había venido dirigiendo una larga batalla contra el proyecto de   construcción de   la represa   eléctrica de Agua Zarca cuando ella fue asesinada. El proyecto financiado   por inversionistas internacionales, puede llegar a desplazar a cientos de familias Lencas que habitan en las orillas del rio y en todas las tierras aledañas. Berta y el COPINH, estaban determinados a detenerlo. Y ella se hizo acreedora de fama internacional, cuando por su lucha fue galardonada con el premio Goldman Environmental Prize, el premio Nobel del medio ambiente.

Pero ni aun ese prestigio internacional la protegió en un país que ostenta el record de ser uno de los mas peligrosos del mundo para los activistas del medio ambiente. Global Witness   reporta que l09 activistas del medio ambiente han sido asesinados allí de 20l0 a 20l5.

Entonces: ¿porque importa eso ahora?

Porque el gobierno de Estados Unidos ha entregado al Gobierno de Honduras millones de dólares   para programas de asistencia militar de seguridad como parte de su continuado apoyo a los regímenes conservadores que han permitido el florecimiento de la corrupción y la impunidad desde que   los mismos Estados Unidos apoyo el derrocamiento de un Presidente democráticamente electo. A cambio los gobiernos conservadores Hondureños han   prometido a EE.UU. lealtad en la lucha contra las drogas, alianzas políticas en una región turbulenta, y acceso a los sus activos militares.

Los programas de seguridad, parte de un paquete de ayuda enmarcado en la Alianza Para la Prosperidad, están dirigidos a contener el éxodo masivo de la gente que deja sus países, debido a la escalada de crímenes e impunidad rampantes que siguieron al golpe de estado Hondureño del 2009.

La ayuda esta destinada al pago del entrenamiento militar,   pero los detalles del entrenamiento no están claros.

Un reciente reportaje del periódico The Guardian detalla que unidades del ejercito Hondureño entrenadas por EE.UU. colocaron a mi tía en la lista de personas a ser asesinadas y el denunciante cree que estos militares entrenados son los responsables del asesinato de mi tía.

Sin embargo, los Estados Unidos niegan responsabilidad en cualquier práctica indebida en Honduras.

“En este momento no hay ninguna acusación creíble de violaciones flagrantes de Derechos Humanos que exista en este o en otros casos involucrando fuerzas de seguridad que reciben asistencia del gobierno de Estados Unidos,” dijo   el portavoz del Departamento de Estado John Kirby cuando fue interrogado acerca del reporte de The Guardian.

Aparentemente, los cientos de personas muertas y las grandes pilas de documentación de las sociedades civiles y las ONGs no constituyen evidencias suficientes. Es para esto que Berta murió?

Ella fue un rayo de luz de luna en una oscura esquina de América Latina.  Ella iba a cambiar Honduras, por usted por mi, por nuestros padres, por nuestros hijos por sus propios cuatro hijos.

Ahora les queda seguir defendiendo su legado y buscar justicia en un lugar en donde justamente  la  justicia no existe.

En 2009 produje  un reportaje  sobre mi  tía  Berta y una vez le pregunte que la motivaba  a  hacer lo que hacía, y si  eso  no  la atemorizaba. Ella  me  dijo que por supuesto tenía temor, pero  que  no  había  otra alternativa.

Esto  constituye  un  circulo  vicioso ,  un juego  que  parece  los Estado Unidos le gusta  jugar  una  y  otra  vez.  Mis  padres vinieron a los Estados Unidos para escaparse de la dictadura militar  apoyada  por  Estados  Unidos en  los  años setenta en Guatemala  y  Honduras.

Y aún siendo en el exilio, no pudimos evitar la violencia. Cuarenta y tres años más tarde nosotros  perdimos  la pequeña  niña quien yo jugaba  en el  jardín de la  abuela.

Sin  embargo, su muerte arroja una luz  brillante contra  la corrupción en Honduras

y sobre los mecanismos internos  de la política  exterior  de  los  Estados Unidos. Y  la  lucha  de  Berta ha  inspirado  a  muchos en  los  Estados  Unidos y  en  el  mundo.

El l5 de Junio cientos de personas se juntaron en por lo menos l7  países alrededor del mundo, y se pudo escuchar el grito: “Berta no murió, se multiplico!”

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *