Carta a representante Norma Torres pidiendo apoyo para la ley Berta Cáceres

Familia de Berta Cáceres XXXX Xth Ave.
Oakland, California XXXXX

2 de marzo, 2017

3200 Inland Empire Blvd. Suite 200B
Ontario, CA 91764

Estimada Rep. Norma Torres,

Nosotros, la familia de Berta Cáceres —líder indígena y ambientalista, asesinada en Honduras le escribimos hoy para solicitar que apoye la Ley Berta Cáceres sobre los Derechos Humanos en Honduras (Berta Caceres Human Rights in Honduras Act), la cual ha sido introducida esta semana en el Congreso de Estados Unidos.

Siendo la primera congresista centroamericana y líder del Caucus centroamericano en la Cámara de Representantes, su conocimiento y liderazgo en los temas relacionados con América Latina, son cruciales. Creemos que su apoyo a la ley Berta Cáceres sobre los Derechos Humanos en Honduras fortalecerá su posición como defensora de Centroamérica y de los derechos humanos, tanto en Estados Unidos como en Honduras.

La Ley Cáceres llama a que se suspenda toda “…asistencia de seguridad de Estados Unidos a Honduras hasta que cesen las violaciones a los derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad de Honduras y hasta que los responsables de estas violaciones sean llevados ante la justicia”. Un gobierno que no proteja a sus ciudadanos y cuyas fuerzas de seguridad estén implicadas en los ataques y los asesinatos de activistas, no debería estar recibiendo financiamiento y entrenamientos para sus fuerzas de seguridad por parte de los Estados Unidos.

En el caso de Berta, después de docenas de amenazas de muerte e intentos de encarcelarla bajo falsas acusaciones, lograron finalmente silenciarla. Hasta el momento, dos agentes de seguridad del Estado — uno activo y otro retirado — se encuentran entre los implicados de su asesinato. Un antiguo miembro de la policía militar, actualmente escondido, declaró que el nombre de Berta aparecía en una lista de “objetivos a asesinar” que su unidad — entrenada por estadounidenses — había recibido. El antiguo soldado le dijo a The Guardian que estaba “100% seguro de que Berta Cáceres había sido asesinada por el ejército”.

Las niñas y niños de Honduras han perdido a una heroína, alguien a quien poder admirar y a quien hubieran querido imitar. La investigación de su asesinato ha sido una burla a los procedimientos adecuados del orden público. La incompetencia va desde el pisoteo de la escena del crimen hasta la desaparición inexplicable de una de las computadoras de Berta en su casa, al robo de los archivos de su caso del vehículo del magistrado y la detención arbitraria y tortura del testigo clave del asesinato.

Para muchos hondureños y amigos de Honduras, el asesinato de Berta — una de las activistas más queridas y de más alto perfil del país — fue la gota que derramó el vaso. Desde el 2009, cientos de líderes sociales han sido asesinados en Honduras, a menudo con la presunta complicidad de las fuerzas de seguridad del Estado. La mayoría de estos asesinatos nunca son investigados y los responsables nunca juzgados.

Como lo exponía la ley original Berta Cáceres sobre los Derechos Humanos, “Está ampliamente establecido que la policía hondureña es profundamente corrupta y que comete con impunidad abusos de derechos humanos, incluyendo tortura, violación, detenciones ilegales y asesinatos” y exige la protección a “sindicalistas; periodistas; defensores de los derechos humanos; activistas indígenas, afro-indígenas, campesinos y LGBTI; críticos del gobierno; y otros activistas de las sociedad civil”, quienes son blancos habituales de las fuerzas de seguridad por sus declaraciones públicas.

Es por esto que solicitamos de su ayuda para el apoyo a la Ley Berta Cáceres sobre los Derechos Humanos en Honduras. Es cada vez más evidente que el gobierno de Juan Orlando Hernández no tiene la voluntad de actuar de manera contundente para detener los asesinatos de los activistas sociales en Honduras y de conducir investigaciones honestas y exhaustivas de los asesinatos y ataques. Adicionalmente el gobierno consistentemente no ha respetado los derechos básicos de la tierra de los indígenas, como es su obligación según lo establecido por los tratados internacionales.

Le pedimos que se una a nosotros, a Honduras, a Berta y a nuestra familia. Atentamente,

La familia de Berta Cáceres

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *